jueves, 8 de diciembre de 2011

Moja(te)



Llueve poco. Hace falta un diluvio universal y no por fuera.No.Que sea por dentro. Como se dice en mi tierra,esto es calmachicha,no se mueve un alma y el ambiente está viciado,cuanto menos. Calmachicha. El tiempo muerto que precede a la tormenta,al viento de levante,a la revolución meteorológica,al cambio.
Y qué somos sino fenómenos atmosféricos.Nada.Y es que,del mismo modo que el tiempo cambia,se produce la metamorfosis de las entrañas,de lo de dentro,de eso. Escucha. No. Lee. Si te resistes al cambio te acaba pasando por encima. Y es implacable,hazme caso. Que nada ni nadie va a frenar por ti. Que la pelota siempre estuvo en tu tejado por más que intentaras pasarla. Que le eches un par y seas tú el que inicia el giro, porque si no lo haces ocurrirá por inercia y puede que no sepas apreciarlo. Que generes tormentas.Visceral. Haz y deshaz. Aprende. Muerde. Vive.

Que llueva, joder,pero que caiga bien,contundente, y nos cale a todos.Hasta los huesos.Y que nos pille sin paraguas.Exacto.Porque si te resistes a mojarte,no habrá nadie que te seque.Y yo prefiero que me sequen.

Sequía sentimental. Si estás a tiempo,riega. Si llegas tarde,poda. Pero haz algo,joder,que esto gira.

PD: No estaba muerta.Tampoco de parranda.Estaba ordenando mi trastero,el de la cabeza.