miércoles, 29 de diciembre de 2010

(A)riesgo

Vivir es arriesgarse

Según la RAE:

Arriesgar: 1. tr. Poner a riesgo. U. t. c. prnl.

Pero ¿qué entendemos por riesgo? Siempre lo relacionamos con aquello que puede provocarnos algún daño.Pero yo no creo que sea tan simple.Puede que no solo se limite a la sensación de peligro, quizás abarque todos los terrenos en los que simplemente no tenemos el control absoluto de la situación y eso nos provoca miedo,como a seres cobardes que somos.Siempre queremos saberlo todo,controlar hasta el más mínimo detalle,nunca queremos someternos al riesgo de la incertidumbre.Y me asquea,me da rabia ver como intentamos guiar el curso de las cosas,como si de un títere se tratase.

Pongamos en riesgo nuestros esquemas,aunque solo sea un poquito.Creo que merecerá la pena si lo que está en juego es vivir.

Foto: El beso de Ouka Leele

miércoles, 22 de diciembre de 2010


Ahora mismo me da igual todo,lo único importante es que por fin ha terminado el primer acto. Se había hecho demasiado largo. La obra comenzaba a resultar densa para los espectadores y los que estábamos sobre las tablas llegamos a este punto con la garganta seca. Pero ha llegado el descanso, el pequeño suspiro entre actos para coger aire muy fuerte, un impasse tremendamente necesario.

Hoy se ha bajado el telón. Ahora nos resguardamos entre bambalinas, con cambios de vestuario, maquillaje y peluquería, puro trámite. Botellas de agua para aclarar la voz y copas de champagne preparadas para el brindis final.

Se escucha barullo, golpes, chirridos. Todo apunta a que hay un cambio de escenario y la próxima escena no pinta nada mal. Ocho actores preparados detrás del telón, todos portan una maleta diferente...pero ninguna pesa más de 10 kg.

Que siga la magia.

sábado, 18 de diciembre de 2010



Casi perfecta,y el "casi" se debe obviamente a la ausencia de dos pequeñas grandes partes de este todo.

Esto sí que se merece un "Feliz Navidad" con luces de neón.

viernes, 17 de diciembre de 2010

Y llega un punto en el que te das cuenta de lo tremendamente triste que resulta ver crecer montañas fabricadas sobre granos de arena, es un espectáculo horrible, digno de circo barato. En un mundo "sin problemas", siempre hay alguien dispuesto a llamar la atención de formas poco ortodoxas.

Ese punto es hoy. Y como creo que hay 1000 millones de cosas realmente importantes que merecen atención y toma de aire, lo convertiré en otro punto y aparte,reservando los puntos finales para desenlaces coherentes.

Yo mañana empiezo párrafo.

Foto: de Juan Fco. Casas, quien vino al mundo a mi mente gracias a Rizos y no tiene intención de irse. Yo hoy haré como ella,me giraré en la cama y miraré para otro lado,como siempre.

lunes, 13 de diciembre de 2010

Carta a todas MIS catástrofes

Queridos Reyes Magos: 

Creo que no soy quien para juzgar cómo me he portado este año, así que prefiero que lo hagáis vosotros. Yo me limitaré a pedir y os dejaré a vosotros el papel de jueces imparciales.

No me quejaré si cae algo material, pero ahora mismo me urge mucho más esto:

-Cordura, pero solo la justa, que sé que no estamos como para derrochar cosas tan innecesarias como esa.

-Paciencia. De esto todo lo que podáis. Prometo tirar juguetes de otros años para hacerle sitio.

-Vehemencia, que me encanta el efecto de actuar con una cordura vehemente, con cabeza pero con corazón.

-Incontinencia verbal, que no me gusta quedarme a medias en cuanto a escupir realidad se refiere.

-Hamor, mucho hamor. De éste, del de la “h”, que creo que puedo pasar más tiempo sin el otro. Prefiero el de esta marca, que no escuece tanto y me deja con ganas de repetir.

-Tranquilidad, que está el ambiente muy tenso y nos chirrían ya los dientes a todos.

-No os voy a pedir felicidad ni paz en el mundo como diría alguna candidata a "guapa del país". Voy a optar por pediros momentos con complejo de mandarina, a los que se les pueda sacar jugo dulce y, en algún caso, ácido.

A nivel general os pido un poquito de generosidad, de empatía. Y por favor, si podéis llevaros con vosotros esa cantidad sobrante de egoísmo que se respira últimamente en la atmósfera os lo agradecería, que me quema mucho. Escucho mucha queja infundada y no me gusta, teniendo en cuenta la que está cayendo. No estaría mal que a más de uno le trajerais un buen diccionario en el que pudiera encontrar la palabra “problema” para aprenderse bien su significado. La marca me es indiferente, lo importante es que las definiciones que incluya sean útiles para que todos los que lloran lágrimas de cocodrilo se ubiquen en este inmenso tablero de juego.

No voy a dar más el coñazo, ahora dejo hablar a lo visual, que ya toca. Aquí os dejo un muestrario de cosas que valoro. Espero que todo lo que he pedido para mí, se quede en una nimiedad al lado de lo que les vais a traer a ellos. No seáis ratas y si a alguno le toca carbón espero que sea del que se chupa, que a todos les encanta chupar.
























Tengo una teoría absurda, creo que una foto es como un relicario, como un pequeño estuche de recuerdos enlatados. Los relicarios suelen tener forma de medallón que cuelga del cuello, recayendo sobre el pecho. A mi las fotos también me recaen sobre el pecho, justo un poquito a la izquierda. Qué curioso ¿verdad? Nunca pensé que cuatro fotos tontas tuvieran la capacidad de hacer que la vida fuese un poquito menos puta.
Lo dicho “Majestades”, nos vemos el día seis de enero, os dejaré champagne y Ferrero Rocher como todos los años, espero que cumpláis con vuestra parte del trato.

martes, 7 de diciembre de 2010

Y con ansia


Estoy extrañamente feliz. Creo que me he pasado doce de las trece horas que llevo despierta cantando y/o bailando con la música a tope y los ojos haciendo chiribitas.

Puede que todo sea consecuencia de la locura transitoria producida por los exámenes, que hace que me den arrebatos de bipolaridad inconmensurable. No sé, igual es una tara de fábrica, se me suele dar bien eso de “al mal tiempo, buena cara”, aunque últimamente pareciera que estaba perdiendo facultades.

He empezado a hacer una cuenta atrás física. He decidido ir ampliando un poquito más la sonrisa y achinando los ojos a cada día que pasa. Semana tras semana me voy a ubicar una mijita más (como dirían Rosa y Rosita) en esto de la euforia y, como no, añadiré una carcajada extra a cada minuto. ¿Qué te parece? Es un método poco habitual, pero es que a mí eso de ir tachando los días en el calendario e ir arrancando las esquinas de la agenda me resulta atroz. Qué cojones, quiero que todos estos días permanezcan ahí, imperturbables, para poder reírme de ellos con inquina cuando los haya dejado atrás.

Dios, suena jodidamente malvado, lo sé…pero me pone TANTO.

Empezaron a llover besos. Afortunadamente, nadie vendía paraguas.

PD: Hoy dejo hasta un vídeo, no digo más.


F: Sí,solo treinta y dos míseros días, ¿me entiendes ahora?

sábado, 4 de diciembre de 2010

J'ai besoin de...

No todo es tan complicado como aparenta.

A veces todo se reduce al giro, al frenetismo constante. Cada minuto es una vuelta y cada una de estas vueltas puede dejarte aturdido o provocarte un subidón de adrenalina, incluso estas dos secuelas podrían combinarse provocando un frenético desconcierto general.

El día a día no es algo apto para cardíacos, el que se marea suele estar perdido. El fallo o el acierto siempre dependen de las ganas, más concretamente de “las ganas de repetir”, la inconfundible sensación de “yo me volvería a subir”; ¿la identificas?

Al fin y al cabo, puede que la única diferencia entre el “hoy” y un tiovivo sea que del segundo sí te puedes bajar.

O quizás no.

Y a ti...¿cómo te funciona el corazón?

F: http://www.flickr.com/photos/paraisoartificial/5232427708/