domingo, 31 de octubre de 2010

Aleteos



La vida son cadenas. No de las que atan; cadenas de hechos, sucesos entrelazados. Dame un minuto y te lo explico.

Los detalles hacen girar el mundo. Una mirada te puede cambiar la vida y una sonrisa se la puede arreglar a otro. De eso va el tema, de detalles.

Edward Lorenz lo dejó claro, nos movemos por causa-efecto, no somos más que Efecto Mariposa. En este caótico universo, cualquier acto o decisión, por insignificante que parezca, puede generar unas consecuencias de una magnitud tal, que se escapan a nuestra limitada imaginación.

Hacer del caos un arte, como dicen los genios Love of Lesbian, se puede conseguir poniendo un poquito de pasión en lo que hacemos.

Es mejor arrepentirse de "algo" que se ha hecho que lamentarse por no haber llevado a cabo "algo". Creo que no hay mayor frustración que quedarse con las ganas, y eso es algo muy generalizado últimamente: acomplejados que no son capaces de mover su pie derecho sin preguntarle al izquierdo, corroídos por la frustración y la inseguridad.

¿Y si tu detalle es el decisivo?¿Y si ocurre lo inesperado?

Somos mariposas, provoquemos terremotos.

1 comentario:

  1. insisto, tengo miedo

    ahora entenderás por qué

    por cierto, a riesgo de repetirme, soy fan de ti

    ResponderEliminar